Acá se encendió la mecha del estallido social en Chile

ACÁ SE ENCENDIÓ LA MECHA DEL ESTALLIDO SOCIAL EN CHILE

LA COLUMNA DE «DON ANTONIO»

Hace días leía medios internacionales y lo que más resaltan del estallido social en Chile, es que partió en Santiago, por el alza del metro y por los estudiantes que evadían los torniquetes.

Algo de razón hay, porque los estudiantes llevan peleando constantemente desde el 2006 en la Capital. Sin embargo este año podemos decir que el conflicto también tuvo sus primeras chispas acá y que de una u otra forma el conflicto hídrico encendía la mecha de esta explosión social.

Primero Alfonso Ríos y Mundaca en su memorable Round en Televisión. En donde el premiado dirigente, al fin logró su revancha y esta vez en la te-ve. Dejando a un exaltado Alfonso Ríos como el peor representante que pudo Elegir “Agro – Petorca” para defender sus intereses públicamente. Pues, fue demasiado sincero exponiendo sus intereses económicos, sin asco. Llegando a decir violentas  barbaridades defendiendo el libre mercado y el negocio de la palta, de forma muy altanera. Tanto así que sus dichos llegaron a incluso colmar la paciencia de los mismos conductores y panelistas del programa emitido por TVN quienes lo increparon duramente.

La intervención de Ríos fue nefasta, se sintió poderoso y quiso pisotear a toda una provincia que estaba en el ojo de todos los medios de comunicación. No hizo más que encender su propia hoguera. Los empresarios de “Agro Petorca” lo dejaron sólo, los medios de comunicación ya no están dispuestos a abrirle espacios con ese discurso tan violento y tiene el repudio total de la ciudadanía.

Esto también muestra lo sucio de la política y del tráfico de influencias. Alfonso Ríos no tiene ningún terreno en la provincia de Petorca. Tampoco es socio de ninguna agrícola. Sólo fue seleccionado por ese selecto grupo de empresarios (ligados todos a la política), para defender su derecho a tener la libertad de hacer negocios con la palta, la tierra y el agua. Así y todo, una vez que Ríos “la cagó”. Nadie salió a defenderlo y todos ellos le dieron la espalda. Quizás ahí el eterno candidato al Parlamento de la ultraderecha, pudo tomar algo de su propio veneno.

(No nombraré acá el caso de Christian Macaya, el chiste se cuenta sólo)

La tarde del viernes 11 de Octubre en la Provincia de Petorca cientos de vecinos de La Ligua, Cabildo y Petorca se congregaron en Artificio de Pedegua para manifestarse ante las nulas soluciones de parte del Gobierno, ante la escasez hídrica y las masivas denuncias por usurpación o extracción ilegal de Agua a las grandes agrícolas en manos de empresarios, (personas con mucho poder adquisitivo, político; por ende comunicacional. De influencia en la Élite privilegiada de nuestro país).

Desde un principio la represión ejercida por  la gobernadora María Paz Santelices, enviando a fuerzas especiales a reprimir a los campesinos, fue injustificada y propia de una persona que nunca tuvo el liderazgo político ni las cualidades socio -profesionales para estar en este cargo. Ella misma había quedado de volver a reunirse en un plazo de una semana con los dirigentes de las diversas Organizaciones de Agua Potable Rural (APR); y ellos  ante su negativa de reunirse a dialogar, salieron a manifestarse cortando la ruta entre Cabildo y Petorca en un lapso de aproximadamente una hora. Al principio con cuerpos secos de animales muertos por falta de comida y agua, luego con barricadas y piedras en la vía para cortar el tránsito.

La manifestación era un éxito para las comunidades, que lograron al fin convocar  gran cantidad de personas, familias, entre ellas personas de la tercera edad y niños. Así también había captado la atención de diversos medios Nacionales y regionales que pocas veces daban cobertura a estos problemas. Sin embargo los principales medios hablaban de barricadas y el corte en la ruta de encapuchados. Sumado a esto la gobernadora declara en diversas radios provinciales que los vecinos y familias que participaron de dicha movilización eran todos “vándalos y terroristas”. Todo esto en un prólogo perfecto de lo que sucedería una semana más tarde en nuestro “chilito lindo”.

La mañana del 18 de octubre en Cabildo, también se anticipó lo que explotaría en la capital esa tarde. Un equipo completo de fuerzas especiales, con carros lanza agua, lanza gases y una patrulla  con alto contingente policial adornaba el frontis municipal. La comunidad entera entró en pánico y se manifestó a través de las redes sociales; interpelando al Alcalde y a la Gobernadora por no poder dar solución al conflicto mediante otra solución política.

Fue todo ese ambiente el que comenzó a enardecer nuestra conciencia y  el que nos mantuvo en alerta las primeras horas de ese histórico día. Principalmente porque fue tan mala toda la gestión política de nuestras autoridades aquella jornada, que todo ese movimiento y aparataje al que al mediodía se sumó un helicóptero de la PDI no fue más que una falsa alarma o una falla de la inteligencia de carabineros que estuvo cerca de 6 horas perdiendo el tiempo en el Túnel “La Grupa”, que une a Cabildo con Petorca, a todo sol y esperando una manifestación que nunca ocurrió.

Ahí descubrimos cómo sería el actuar del Gobierno y de la Fuerza policial ante las manifestaciones de la gente. Sí. Porque los que protestaban ese día en Artificio era gente como usted, o como yo. Que se levanta temprano o madruga para trabajar, que quiere sentirse útil. Pero que sin embargo, por la mala gestión de todos los gobiernos desde la vuelta a la democracia, sumado a la ambición de avaros empresarios, hoy no cuentan con el vital elemento, que para muchos es su principal fuente de trabajo, EL AGUA.

Sin embargo pese a la represión y la incompetencia de las autoridades políticas estos hechos en particular, marcaron y sentaron un precedente. Pues la gente, las familias, toda la comunidad en general adoptó su postura frente a esta situación, las que son diversas en nuestra provincia (como en todos lados sin dudar) y se empezó a conversar de la situación social e  hídrica.

Ya para la noche de ese viernes, cuando el estallido social se hizo sentir  en la capital, Cabildo y sus ciudadanos tenían clara su postura. “No queremos Fuerzas Especiales en nuestra comuna, queremos la renuncia de la gobernadora y no queremos más robo de agua”.

Es que esa sensación de que llegue alguien de visita a tu casa y te golpee la mesa, despertó el instinto más primitivo que tiene el cabildano y que nos conecta directo con nuestras raíces ancestrales de indígenas guerreros. Ese instinto de defender nuestro amado pueblo y pelear.

Así comenzaba a germinar al fin en Chile, en nuestra provincia y  en la comuna de Cabildo,  esa urgente necesidad de evolucionar nuestra sociedad. Hacia un camino “bidireccional”. La que no debe pensar sólo en potenciar su economía y mercados; Sino que también debe ir dirigido por una conciencia colectiva, inspirada por fuertes principios que buscan vencer la desigualdad económica en nuestro país. Ese muro que deja sin oportunidades de acceder a servicios básicos de calidad a los más pobres, que se traduce en problemas profundos en el sistema de Salud, Educación, sueldo mínimo y pensiones (por nombrar algunos). Los que no ha sido capaz de resolver la clase política que gobierna y legisla en el país desde el regreso a la democracia.

Hasta la próxima. (Fdo) Don Antonio.-

N de la R: El contenido de esta columna es de la exclusiva responsabilidad de quién la suscribe; y por tanto no representa, necesariamente, el sentir de “Prensa Impacto Provincial”

Custom Text

Be the first to comment on "Acá se encendió la mecha del estallido social en Chile"

Leave a comment